Registro

Regístrate en este sitio

Los Primeros años de Stanley Kubrick

04/04/17

El 26 de julio de 1928, Jacques L. Kubrick y su esposa Sadie Gertrude Kubrick anunciaron el nacimiento de su hijo Stanley en la ciudad de Manhattan. Pronto regresarían a su hogar en el neoyorquino barrio del Bronx, donde el recientemente licenciado doctor Kubrick daba sus primeros pasos como médico de cabecera. Seis años después, el 21 de mayo de 1934 nacía la pequeña Barbari Mary. En septiembre de aquel año, Stanley comenzó a ir a la escuela, aunque sería más exacto decir que asistiría a la escuela a intervalos. La razón de sus continuas ausencias en los años siguientes no está clara, si bien se sabe que estudió en casa durante algún tiempo, que en los informes escolares se relataba su dificultad para mantener relaciones sociales y que leía y escribía mucho mejor que la media de niños de su edad. Si Stanley era un chico inteligente con falta de estímulos, parecía lógico que se le estimulara lo más rápidamente posible. Jaques, quizá consciente de la situación de su hijo, le regaló una cámara Graflex cuando cumplió los trece años. Además le transmitió su pasión por la literatura y le enseñó a jugar ajedrez. Stanley sería un apasionado de estas tres actividades el resto de su vida.

Recién entrado en la adolescencia, Stanley entabló amistad con un vecino de su edad, Marvin Traub, que también sentía el gusanillo de la fotografía. Marvin tenía un laboratorio en casa y, una vez tomadas las imágenes, se pasaban muchas horas en aquel cuarto oscuro observando cómo las sustancias químicas las hacían aparecer  como por arte de magia sobre el papel fotográfico. Al igual que su héroe, Arthur Fellig, reportero especializado en sucesos, conocido como Weegee, jugaban con las fotografías y las manipulaban. Aunque Stanley iba de vez en cuando al Instituto William Howard  Taft y a veces se dedicaba a otros menesteres (tocaba la batería con una banda de swing) todo el mundo tenía claro que a ese adolescente solitario sólo le interesaba una cosa: la fotografía.

Además de pertenecer al grupo de fotografía del instituto, lo que le permitía cubrir acontecimientos escolares y extraescolares para la revista escolar, Stanley también veía películas en los cines de su ciudad para analizar cómo estaban rodadas.

Califica ésta película

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de Incorto

Nuestra misión es aportarle herramientas a los creadores de cine de todo el mundo, para que exhiban y distribuyan su trabajo. INCORTO llega a cientos de espectadores y cinéfilos a través de INCORTO Film Festival y el Canal de Cine INCORTO, el cual dona parte de sus ganancias a los cineastas y realizadores.

Nuestra visión está dirigida por completo al cine. Queremos que el cine de autor se posicione con nuevas herramientas, que los cineastas reciban ganancias en respuesta al trabajo realizado y que los cinéfilos tengan un lugar en donde disfruten películas de todo el mundo y que nunca han visto.

Manténte en Contacto